KÉFIR, El Hongo Milagro

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

 photo KEFIR.png

Quiero compartir con tod@s vosotr@s uno de los productos naturales con más propiedades digestivas que podáis conocer. Me encantan los productos fermentados y sus maravillosas propiedades.

Quizá haya mucha gente que esté pensando: ¿fermentados? ¿que es eso? ¡ya estamos con las cositas raras…! Baffle

¡ Pero no! Nuestra vida está rodeada de maravillosos productos fermentados como el pan, el yogur,  el queso, el vinagre, la cerveza y, por supuesto, el vino!! Ese maravilloso caldo de los dioses…

 photo colage.jpg

Habiendo crecido con ese olor tan familiar, como es el de la fermentación de los azúcares de la uva en la época de la vendimia,  puedo decir que, uno de los productos fermentados más populares, ha formado parte de mi vida desde que nací y que casi es parte de mi ADN (sin exagerar!! eh? jiji)

Luego, tenemos alimentos fermentados que pertenecen a otras culturas y que, cada vez más, forman parte de nuestra alacena al tratarse de alimentos de gran valor nutricional. Hablamos, como no, de la salsa de soja, los encurtidos de verdura o pickles como el chucrut; el tempeh, el te kombucha o el maravilloso Miso del que os hablaré próximamente en un post a parte para dedicarle toda la atención que merece.

Centrándonos de nuevo en el tema del post, os presento a… ¡¡vuestro saludable amigo el Kefir!!

 photo kefircoli.jpg

Titulado, por mi, como “el hongo milagro” y, por otros, como “el hongo curativo”, podemos decir que este “ser vivo” con aspecto de coliflor, puede convertirse en uno de los mejores aliados de tu salud y la de los tuyos.

El hongo del Kéfir está formado por nódulos con apariencia de coliflor, pero de textura esponjosa, que contiene bacterias probióticas y levaduras que pasan a la leche cuando lo cultivamos de forma casera en casa y que dan como resultado una leche o yogurt semi-ácido que podemos beber.

Las principales PROPIEDADES DEL KÉFIR son principalmente digestivas:

 - En el caso del kéfir suave, regula el tránsito intestinal, reduciendo además el riesgo de cáncer de colon. Aporta microorganismos que compiten contra las bacterias del organismo. Previene de putrefacciones intestinales y las transforma en fermentación láctica.

- Es rico en calcio, fósforo y potasio; en componentes esenciales para el organismo como son las vitaminas del grupo B y la vitamina K; y aminoácidos esenciales como el triptófano.

- Reduce los niveles de colesterol en sangre.

- Es un fuerte antibiótico natural sin efectos secundarios.

- Es detoxificador del organismo ya que limpia de sales, metales pesados y bebidas alcohólicas (en algunas culturas se toma como remedio para la resaca) nuestro cuerpo.

Y un largo etcétera de beneficios…

 El kéfir más conocido es el de leche. El hongo se nutre de ella, la fermenta transformando la lactosa en ácido láctico, dando como resultado una bebida más o menos líquida dependiendo del tiempo de fermentación. Con 24 horas conseguimos un kéfir suave (ligeramente laxante) y con 36 horas de fermentación un kéfir más denso y astringente. Para conseguir un kéfir de leche de calidad es necesario utilizar leche fresca o leche entera pasteurizada.

Hay otra forma de elaboración, que se está poniendo muy “de moda”, es el kéfir de agua y que me agrada especialmente por su sabor. Es en gusto lo más parecido a un agua azucarada, con un ligero toque lácteo en boca. Cosa que me gusta bastante ya que no soy muy amante de los lácteos (exceptuando el queso de oveja, que me chifla) y menos con un sabor ligeramente ácido. Además es una gran opción para dietas vegetarianas o intolerantes a la lactosa.

La primera vez que probé el kéfir de agua, como regalo de mi querida amiga Gloria Rosales, quedé alucinada por haber encontrado ese punto genial en el que sabes que estás tomando algo sano y que además te resulta rico. Y lo que antes era “hacer un esfuerzo” ahora se ha transformado en un disfrute súper saludable. ¡perfecto!

La ELABORACIÓN , en ambos casos, es la misma:

- En un recipiente de cristal de 1 litro, vertemos 3/4 partes de leche fresca entera o agua mineral (a temperatura ambiente, no más de 35º ) y le añadimos 2 o 3 cucharadas de hongo kéfir.

- Lo tapamos con un trozo de tela y una goma (o una cuerda) y lo dejamos fermentar a temperatura ambiente durante 24 horas, si queremos un kéfir suave (ligeramente laxante), o 36 horas si queremos un kéfir más astringente.

- Pasado este tiempo, colamos la mezcla con un colador de plástico o tela (nunca de aluminio, porque la acidez del kéfir puede hacer que transfiera las partículas nocivas del aluminio al alimento) y ya tenemos la bebida lista para tomar.

- Después de colar, podemos volver a poner el hongo en el recipiente y repetir la operación de nuevo. Se aconseja lavar el hongo una vez a la semana con agua mineral tibia (el agua del grifo puede dañarlo por su contenido en cloro).

Verás como el hongo está en constante crecimiento así que es una bonita forma de compartir salud con los tuyos, ¡aprovecha y regala salud!Wink

Y para terminar, os explico la CONSERVACIÓN DEL KEFIR , en el caso de parar el consumo diario y querer descansar una temporada.

Hay tres opciones:

- Para conservar en la nevera, podemos tenerlo en leche fresca o agua mineral con azúcar durante 14 días (si le cambiamos la leche o el agua una vez a la semana mejor que mejor).

- Si vamos a estar ausentes o no estar pendientes durante una larga temporada, podemos congelarlo. Simplemente lo limpiamos bien con agua mineral, lo ponemos en una bolsa, un recipiente de plástico o de cristal, y lo metemos al congelador (lo crionizamos como si fuera Walt Disney Laughing) . Cuando queramos “rescatarlo” solo tenemos que sacarlo, meterlo en leche o agua y hacer una fermentación durante 3 días que no será válida. A partir del tercer día, volvemos a cambiarle la leche o el agua y empezamos el proceso con un resultado válido a partir de ese momento.

- También podemos deshidratarloPara ello, limpiaremos bien el hongo con agua mineral y lo dejaremos sobre papel de cocina en un sitio aireado durante 2 o 3 días. Tendremos que ir cambiando el papel hasta que no esté pegajoso y tenga un aspecto cristalizado. Una vez deshidratado lo podemos mantener en un lugar seco durante 2 o 3 meses, e incluso lo podemos mandar de viaje y enviarlo a algún amigo por correo. Genial, eh? Para hidratarlo se introduce en leche o agua durante dos semanas (cambiando el agua o leche cada dos días). Después de este proceso se puede volver a utilizar con normalidad.

Se cree que la palabra kéfir proviene del turco kief que significa “agradable sensación o sentirse bien”, para referirse a la agradable sensación experimentada cuando se ingiere, y que conlleva además la connotación de “bendición” a quién se regala.

Bonito, ¿verdad?.

PD: Gracias Ana Folguera , amiga mía, por sugerirme escribir este post y compartir conmigo, y con tod@s, tus experiencias con el maravilloso Kéfir. Sweet Kiss #teailoviu

PD: Y tú, que has llegado hasta aquí, no olvides compartirme con los tuyos si te ha gustado. GRACIAS por seguir ahí!!!!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Email -- 0 Flares ×

2 comentarios en “KÉFIR, El Hongo Milagro

  1. Hola Inma

    Muy bueno el post. Tengo que decirte que yo tengo el hongo kéfir gracias a Ana Folguera que me lo regaló, debe hacer un año ya.

    Desde entonces lo tomamos en casa. Yo por temporadas, mi marido todos los días. De mis cuatro hijos sólo he logrado que lo tome una (la bebé) . A los mayores no les gusta, pero la pequeña debe estar acostumbrada por el sabor de la leche y le encanta.

    El de agua no lo hemos probado pero el de leche es genial. Muchas gracias por la información.

    Mayte

    1. Muchas gracias Mayte! Por tu explicación creo saber quien eres y he de decirte que sigo tu blog porque me lo recomendó Ana y me gusta mucho, felicidades!
      Si a tus niños mayores no les gusta el kéfir de leche, te recomiendo probar a elaborar el de agua porque añadiéndole un poco de azúcar de caña y tomándolo bien fresquito, seguramente les encante.
      Si no tienes a quien regalar parte de tu hongo cuando vaya creciendo, cuenta conmigo porfa!
      muchas gracias por tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>