Archivos de la categoría Sin categoría

Me Encanta Cocinar

Me encanta cocinar. Siempre me ha gustado, desde pequeña.

Recuerdo a mi madre siempre inventando en la cocina. Recuerdo los olores de sus guisos, su entusiasmo y cariño al servirnos la comida cada día.

Es increíble como pueden marcarte los olores y sabores. Cada vez que entro en casa de mi madre y está cocinando algo “de siempre” soy capaz de reconocer exactamente qué está cocinando desde el segundo uno.

Hay veces que esos olores me transportan y me evocan situaciones pasadas. Y de repente me sorprendo con una sonrisa tonta en la cara.

Criarte con una madre amorosa y buena cocinera probablemente sea la suerte más grande que un niño pueda tener. Y yo, desde luego, he sido una gran afortunada.

Cuántos bizcochos de mil sabores, cuantas lentejas, cocidos, súper paellas, menestras, huevos fritos con puntillitas doradas, flanes de huevo con las flaneras de la abuela Antonia (otro de mis amores, siempre echándola de menos), tortillas de patata simplemente espectaculares,…

No tendría suficiente espacio para poder describir todas las emociones culinarias que he vivido gracias a ella.

Y pasa el tiempo, y sales del “nido” y te das cuenta de que hay una semillita plantada en ti que necesita imperiosamente agua para crecer. Y ahí comienza mi libro de recetas. Y mis visitas a mamá Juli con cuaderno y boli en mano para que me cuente toooodos sus secretos.

Y ahí, hace más de diez años, comienza está gran aventura y este gran mix de todo lo que soy. Después vinieron las amigos que te descubren nuevos mundos, toda la gente que vas conociendo en el camino y que te van regalando sus pequeñas “joyas” que guardas con todo el cariño en tu mochila. Esa mochila vital, que son tus experiencias.

Y llegan los viajes, la fotografía, la música, los amigos, la vida sana, el cine, el sushi, los libros..

Todo esto acompañado siempre por mi pequeña pinche sin delantal, pero con mucho amor que dar. Mi amiga fiel, mi compañera siempre, Lucca. Los que me conocéis sabéis perfectamente de quien estoy hablando y, los que no, tardareis muy poco en descubrir quien es este pequeño amor.

Y llega Biocultura, Montse Bradford y las proteínas vegetales, el huerto en macetas, la macrobiótica, Mamá Tierra, El Vergel, mi gran amor y su delicioso “arroz con pollito”, los dos pequeños que me alegran el alma y que hacen que mi casa huela a esa maravillosa esencia de goma de borrar…

Y con la coctelera llena de todos estos ingredientes, me presento ante todos ustedes, dispuesta a que me agiten y podamos, entre todos, hacer el mejor coctel que podamos hacer.

Los ingredientes, seguro serán buenos, la técnica quizás no sea la mejor, pero el cariño, el cariño es tan inmenso, que estoy segura de que esta receta nos va a salir bien!

Señoras y señores, bienvenidos a mi mundo.

Empezamos!